Barcelona, ejemplo de Smart City

Barcelona, ejemplo de Smart City

Si cuando describíamos qué es una Smart City se puso como ejemplo a Santander, hoy vamos a hablar de una ciudad considerada pionera en este campo: Barcelona.

Según la publicación Esmartcity, el año pasado Barcelona ocupaba la tercera posición del ranking de smart cities en el mundo. Según dicha publicación, para elaborar este ránking por la Universidad de Glasglow, se hizo un estudio completo de los recursos y documentos que aparecían en sus respectivas webs.

Según palabras propias del Ajuntament de Barcelona: “Barcelona quiere crear una visión nueva y potente en la cual la tecnología sea un instrumento para apoderar a las personas y transformar la ciudad.”

Su estrategia principal consiste en que las personas estén en el centro y a partir de ahí elaborar planes tecnológicos relacionados con la economía, la vivienda, la salud, los recursos energéticos, la calidad de vida….Su prioridad es el beneficio común a través de la innovación tecnológica y el dar respuesta a las necesidades de sus ciudadanos.

Dicha estrategia se basa en una serie de proyectos divididos en tres áreas fundamentales:

  • Transformación digital: Utilizar la tecnología y los datos para ofrecer mejores servicios. Conseguir un gobierno más transparente y eficaz. Proporcionar internet a todos. Gestión y control de datos recopilados por toda la ciudad.
  • Innovación digital: Fomentar la creación y digitalización de las empresas. Potenciar alternativas de economía colaborativa como el cooperativismo o el movimiento maker. Potenciar nuevos servicios y tecnologías a través de proyectos de concurso abierto.
  • Empoderamiento digital: Luchar contra la desigualdad y la exclusión social mediante la educación. Reducir la brecha digital entre los ciudadanos. Promover la participación de la ciudadanía.

 

Algunos de estos proyectos son muy visibles de cara al usuario como puede ser la red octogonal de autobuses, la implantación del bicing, aparcamientos inteligentes a través de sensores y otros no tan visibles pero que también se llevan a cabo como la gestión de residuos, los sistemas de uso de energía sostenible o el riego automatizado.

Veamos algunos ejemplos concretos que nos confirmen esta evolución de la ciudad:

Optimización de los recursos: Parques y jardines consta de sensores repartidos por la ciudad para controlar cuándo es necesario regar y a qué hora dependiendo de la lluvia, la sequedad del ambiente, el estado de la tierra…De esta manera se hace un riego inteligente y controlado.

Energía: La iluminación se ha ido transformando para ser cada vez más eficiente cambiando las farolas por luces LED controladas remotamente, incorporando elementos de regulación lumínica.

Red octogonal de autobuses: En 2012 arrancaba un proyecto para reordenar todo el servicio de autobuses urbanos en Barcelona. Con estos cambios se buscaba una red más fácil de usar, más eficiente, con mejor conectividad con el resto del transporte público y con más cobertura. Además de un mejor control por parte de los ciudadanos de los horarios y posibles incidencias gracias a la información en los paneles de las estaciones o a la app que facilita TMB.

Plano de la red de autobuses de Barcelona

 

Conectividad: Barcelona WIFI es un servicio que permite conectarse a Internet a través de puntos de acceso WIFI ubicados en varios equipamientos municipales y puntos medio de la vía pública, incluido el metro. Además, desde el ayuntamiento, se está impulsando la tecnología 5G para convertir a Barcelona en un referente (5GBarcelona)

Gestión de datos: gracias a la red de sensores y a toda la infraestructura tecnológica desplegada por la ciudad, se recopilan, almacenan, procesan o se comparten muchos datos sobre el estado de la ciudad y sus ciudadanos. Se usan para tomar decisiones en distintos ámbitos como el social, de tráfico, ambiental, económico…Muchos de estos datos, pueden ser consultados por la ciudadanía a través del portal Open Data BCN.

Educación: A través de Cibernarium, la ciudadanía puede formarse en tecnología y prepararse en competencias digitales. Son cursos online o presenciales y gratuitos. También se ha creado el STEAM BCN para fomentar las vocaciones científicas y tecnológicas en las escuelas.

Congresos: Barcelona, como referente mundial en cuanto a ciudad digital, convoca anualmente el congreso Smart City Expo World Congress (SCEWC). Este año y bajo el título de SmartCityLive (SCL) será de manera virtual los próximos 17 y 18 de noviembre.

Estos son solo algunos ejemplos de cómo una ciudad aúna tecnología y digitalización para conseguir que sus ciudadanos tengan una mejor calidad de vida. Eso sí, sin olvidar lo referido en nuestros artículos anteriores sobre ciberserguridad en las ciudades (Parte1 y Parte2).

FUENTES: Esmarcity.es, Ajuntament de BCN
IMAGENES: Freepik, TMB