El proyecto Starlink

El proyecto Starlink

Según datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la agencia de Naciones Unidas para la comunicación y las nuevas tecnologías, en septiembre del 2020 solo un 63,2% de la población mundial tenía acceso a Internet. Mientras en las regiones desarrolladas (Europa y Norteamérica) el porcentaje es de más del 85% en las zonas más pobres no llega al  50%.

Starlink (empresa de Elon Musk) nació como proyecto de SpaceX (otra empresa de Elon Musk) para la creación de una constelación de satélites con el objetivo de brindar un servicio de internet de banda ancha, baja latencia y cobertura mundial a bajo costo.

Su intención es poner en órbita 42.000 satélites que orbitarán la exosfera u órbita terrestre baja (a 550 km) para dar Internet a todo el planeta. Para ello, usan la tecnología de SpaceX construyendo pequeños satélites y usando las naves reutilizables de dicha compañía (Falcon 9) para lanzarlos a la órbita espacial.

El coste del proyecto es de unos 10 mil millones de dólares, pero estiman que, si consiguen un 1% del mercado, los ingresos netos serían de entre 3 mil y 5 mil millones anuales a partir del año 2025.

El dinero iría destinado a su proyecto principal: la financiación de Starship, la nave con la cual Elon Musk quiere viajar hasta Marte y, a largo plazo, su idea es desarrollar una red satelital de características similares en el planeta rojo.

 

El proyecto

Estos satélites, de unos 260 kg, formarán anillos alrededor del planeta y cada uno de ellos podrá dar servicio a unas 40.000 personas a la vez.

La latencia actual para la conexión por satélite es de entre 200 y 600 milisegundos, pero Starlink conseguirá una latencia de entre 7 a 30 milisegundos al situar los satélites a menor distancia de La Tierra. Para poder comparar: la tecnología 4G tiene una latencia de unos 200 milisegundos, mientras que la 5G tendrá 1 milisegundo.

El problema de situar los satélites a tan poca distancia es que su foco de acción será menor, es decir, tendrán un alcance geográfico limitado, por lo que será necesario más cantidad de satélites de los que se habían planeado en el inicio del proyecto.

Como los satélites orbitarán a gran velocidad alrededor de La Tierra, cuando un satélite pase de una zona geográfica a la siguiente, el satélite posterior tiene que recoger el testigo rápidamente.

 

Fases y lanzamientos

En una primera fase se van a colocar 4400 satélites, pensando en atender las zonas más deshabitadas del planeta. En la segunda fase serán 7500 satélites más. Y en la tercera fase se había planteado 12.000 satélites finalizando en 2027.

Pero en 2019 Starlink presentó una ampliación del proyecto para lanzar 30.000 satélites más en la tercera fase y así llegar a los 42.000 que necesita para poder competir con la fibra óptica en zonas de más población y conseguir un alcance global total.

Lanzamientos:

  • En 2018, Starlink lanzó sus dos primeros satélites de prueba.
  • En 2019 hicieron tres lanzamientos de 60 satélites.
  • Durante el 2020 han hecho un total de 14 viajes lanzando 60 satélites en cada viaje
  • Y en este enero de 2021 han batido récords al desplegar 143 satélites en un solo lanzamiento.

 

Fin de vida de los satélites

La basura espacial se está convirtiendo en un problema cada vez mayor. Hoy en día hay casi 6.000 satélites rodeando La Tierra (un 60% por ciento de ellos son basura espacial) y se espera que en los próximos 10 años 100 mil objetos orbiten alrededor del planeta.

Starlink ha pensado también en el fin de los satélites para no generar tanta basura. La vida útil de estos satélites estará entre los 5 y los 7 años y, una vez pasado ese tiempo, se autopropulsarán hacia una órbita en donde serán absorbidos por la gravedad de La Tierra que los hará desintegrarse en un 95% al entrar en la atmósfera terrestre.

 

Empezando a dar servicio

Desde febrero, una tribu del estado de Washington ha estado usando Starlink para conectarse a internet en su versión beta.

Y en octubre lanzó sus servicios de manera pública en Estados y Canadá.

Ahora quieren seguir probando la red a nivel internacional ofreciendo servicio en el Reino Unido, aunque siguen en áreas rurales y despobladas donde es difícil hacer llegar la fibra.

SpaceX ha registrado varias empresas subsidiarias de Starlink en casi una veintena de países, incluido España, por lo que no sería extraño que en breve comenzaran a dar servicio en nuestro país.

 

Fuentes: Crea y Transforma, Starlink, Wikipedia, MyComputer, 20 minutos